30.10.08

PNYFRT!

Conferencia en el colegio mayor Penyafort sobre la evolución de la caligrafía.
Con Antoni Argilés, Queralt Antú Serrano y Chamo San

Tras ver anteayer a Victoria Combalía, profesora de Historia del Arte en la facultad dar una conferencia sobre Man Ray en el centro cultural de Caja Madrid ayer me tocaba a mí.
Antoni Argilés i Solà es el barbero de la calle Sabino de Arana. El señor Argilés, barbero de profesión, se entrega con amor a la caligrafía, y se nota.
Uno de esos sábados que me toca subir a currar a la tienda, mi padre me dijo que se estaba cortando el pelo y que bajase en cualquier momento que no tuviese nada de trabajo entre manos. En la barbería, mientras cortaba el pelo a mi padre enfundado en esa sábana blanca, el señor Argilés me pidió, recordando mi pasado de graffitero, si quería colaborar con él en una conferencia sobre caligrafía para darle un toque de más actualidad aportando algún detalle sobre la caligrafía en el graffiti.
La otra colaboradora es Queralt Antú Serrano, licenciada en filosofía y graduada superior en diseño. Fue ella quien llevó inicialmente las riendas de la conferencia. Hablando de manera muy didáctica, se nota que imparte clases.
La Historia, en sí misma, empieza, según los historiadores, con el principio de la escritura. Desde el mismo punto de inicio arrancó la conferencia. Se dió un vistazo a la protoescritura, la escritura cueneiforme, los jeroglíficos, el alfabeto fenicio, la escritura griega, la estrusca, la romana (la capitual lapidiaria y la capitular rustica), la uncial, la semiuncial, la carolingia, la gótica, la humanística (y su variante itálica), la cancilleresca (y su variante gestuale), la copperplate y, por último, una visión de la caligrafía moderna con nombres como Brody Neuenschwander, Silvia Cordero Vega, Denis Brown, Monica Dengo, Christel Llop, Ricardo Rousselot, Marina Soria, Barbara Calzolari, Claude Dieterich, Massimo Polello, Florence Robert y, por último y para ilustrar la nueva tendencia del Caligraffiti, el diseñador y grafitero barcelonés Inocuo.

Yo me limité a hablar de los origenes del graffiti, en la NY de principios de los 70, y dar a conocer a TAKI 183 y El Muelle, precursores del movimiento en EEUU y en España respectivamente.

Tras las palabras, hubo lugar para la práctica y Antoni Argilés dió una demostración de su habilidad con la plumilla, el pincel o lo que sea. Los tres confernciantes aportamos nuestro detalle a la obra e incluso hubo alguien que se atrevió a escribir su nombre en la hoja.

Una experiencia agradable.