12.2.09

ChaMonsta / ^


dibujo m. TÉCN. ART. Representación gráfica de una figura o imagen por medio de líneas y sombras, realizada sobre una superficie plana y en la que predomina el trazo sobre el color. También se utiliza para limitar las zonas de colores distintos. El término se refiere específicamente al que se hace copiando directamente del modelo. Esta delineación suele utilizarse en la preparación de una escultura, una pintura, o cualquiero otro proyecto. Puede tomar el nombre del material que se utiliza. Así se distingue entre dibujo al carbón, al lápiz, a la pluma, etc. Para realizarlo acostumbra a utilizarse papel blanco o de color, de textura lisa o rugosa, o el pergamino, pero también se puede ejecutar sobre una pared, cuando se trata de un dibujo preparatorio para un fresco, o sobre tablas de madera tratadas, para realizar posteriormente un retablo. El material utilizado para hacer los trazos es muy variado: desde la madera quemada de la Prehistoria, a las plumas y pinceles, el carbonzillo, o las puntas de metal, de plata, de oro, de cobre o de plomo en forma de estilete, utilizadas durante los siglos XIV y XV. A finales del siglo XV se inició en Francia el uso del pastel o pintura seca, normalmente en barritas de distintos colores. Posteriormente, en el siglo XVI, se utilizaron puntas de piedra o de sanguina, que tienen su origen en la antigüedad. A mediados del siglo XVII la madera se convierte en el principal soporte y se emplea un nuevo instrumento, el lápiz. Puede ser grafito, carbón o sanguina y, a partir del siglo XVIII, momento en el que también se difunde la técnica del pastel, presenta colores. El pincel continúa empleándose para dar ligeros toques de color, técnica que se practicaba ya desde la Prehistoria con trozos de madera quemada o con incisiones en piedras, huesos, astas, etc., con función esencialmente mágica. En Egipto las representaciones se realizaban con trazos lineales. El dibujo griego ha llegado a nuestros días a través de las decoraciones de la cerámica; y de la época romana se conocen las decoraciones de las casas de P0mpeya y Herculano, así como el arte paleocristiano. En la Edad Media se perfeccionan las técnicas de decoración de manuscritos y durante el Renacimiento adquieren la autonomía y el prestigio del que siguen gozando.